viernes, 19 de enero de 2018

EL DÍA QUE HITLER LLEGÓ AL PODER

Postal con Hitler y Hindenburg. La leyenda dice
30 de enero de 1933, un día histórico
El día 30 de enero, Hitler, nombrado Canciller, formó gobierno. A pesar de las reticencias de Hindenburg, que había prometido varias veces que nunca nombraría Canciller al “cabo austriaco”, el ascenso electoral del nazismo y  el apoyo de los poderes fácticos no le dejaron otra alternativa que entregarle el poder. No obstante, algunos autores como I. Kershaw, sostienen que pudo ser evitable. En el fondo, Hindenburg pensaba que Hitler, una vez en el poder, moderaría su discurso. Lo sucedido el 30 de enero iba a marcar fatalmente el destino de Europa y del mundo.  Goebbels escribió: "Hitler es canciller del Reich. es como un cuento de hadas".

En la siguiente foto, tomada de "arteHistoria" Hitler saluda respetuosamente a Hindenburg en presencia de  Göring y altos mandos del ejército. ¿Se moderaría Hitler tras acceder a la Cancillería como pensaban algunos? En muy poco tiempo se iba a demostrar lo contrario.



Resultado de imagen de hitler sube al poder


Tras conocer el nombramiento, el general Ludendorff, antes afecto a Hitler, escribió a Hindenburg: “Le auguro solemnemente que este funesto individuo conducirá a nuestro Reich al abismo y traerá inmensas desgracias a nuestra nación, y que las generaciones venideras le maldecirán a usted desde sus tumbas por lo que ha hecho”


Hitler formó gobierno con miembros del Partido Nazi (solo dos: Göring como Ministro sin Cartera, Frick de Interior), Nacionalistas, independientes conservadores (posteriormente algunos de éstos se afiliaron al Partido Nazi) y Católicos. Von Papen fue nombrado Vicecanciller, además conservaba la presidencia de Prusia. Desde el primer momento van a adoptar medidas destinadas a desmontar la democracia y sentar las bases de una férrea dictadura.






En la tarde noche del 30 de enero, las SA y las SS organizaron un multitudinario y espectacular desfile de miles de antorchas en el que se escucharon canticos tradicionales nacionalistas alemanes y, especialmente, el himno oficial del P. Nazi. Hitler saludó a la muchedumbre. La propaganda nazi presentó este acto como una restauración del espíritu nacional, el de antes de la I Guerra Mundial.


Machtergreifung NSDAP Adolf Hitler Reichskanzler Fackelzug
El desfile de la tarde noche del 30 de enero pasando por la Puerta de Brandeburgo
Para el 1 de febrero Hitler había conseguido lo que se había negado a Schleicher poco tiempo atrás: la disolución del Parlamento y la convocatoria de nuevas elecciones. Tras esto, Hitler dirigió al país un mensaje radiofónico que en realidad era el inicio de su campaña electoral, un llamamiento a la renovación de Alemania para lo que pedía cuatro años.

MENSAJE DEL GOBIERNO DEL REICH AL PUEBLO ALEMAN (1 de febrero de 1933)

"Más de 14 años han transcurrido desde el infortunado día en que el pueblo alemán, deslumbrado por promesas que le llegaban del interior y del exterior, lo perdió todo al dejar caer en el olvido los más excelsos bienes de nuestro pasado: la unidad, el honor y la libertad. Desde aquel día en que la traición se impuso, el Todopoderoso ha mantenido apartada de nuestro pueblo su bendición. La discordia y el odio hicieron su entrada. Millones y millones de alemanes pertenecientes a todas las clases sociales, hombres y mujeres, lo mejor de nuestro pueblo, ven con desolación profunda cómo la unidad de la nación se debilita y se disuelve en el tumulto de las opiniones políticas egoístas, de los intereses económicos y de los conflictos doctrinarios. Como tantas otras veces en el curso de nuestra historia, Alemania ofrece desde el día de la Revolución un cuadro de discordia desolador. La igualdad y la fraternidad prometidas no llegaron nunca, pero en cambio perdimos la libertad. A la pérdida de unidad espiritual, de la voluntad colectiva de nuestro pueblo, siguió la pérdida de su posición política en el mundo. Calurosamente convencidos de que el pueblo alemán acudió en 1914 a la gran contienda sin la menor noción de haberla provocado, antes bien movido por la única preocupación de defender la nación atacada, la libertad y la existencia de sus habitantes, vemos en el terrible destino que nos persigue desde noviem-bre de 1918 la consecuencia exclusiva de nuestra decadencia interna. Pero el resto del mundo se encuentra asimismo conmovido desde entonces por crisis no menos graves.
(…)
Nuestro pueblo se halla sumido en la más espantosa miseria. A los millones de sin trabajo y hambrientos del proletariado industrial, sigue la ruina de toda la clase 6 media y de los pequeños industriales y comerciantes. Si esta decadencia llega a apoderarse también por completo de la clase campesina, la magnitud de la catástrofe será incalculable.
(…)
Página | 49
En un esfuerzo supremo de voluntad y de violencia trata el comunismo, con sus métodos inadecuados, de envenenar y disolver definitivamente el espíritu del pueblo, desarraigado y perturbado ya en lo más íntimo de su ser, para llevarlo de este modo a tiempos que, comparados con las promesas de los actuales predicadores comunistas, habrían de resultar mucho peores todavía que no lo fue la época que acabamos de atravesar en relación con las promesas de los mismos apóstoles en 1918.
(…)
En estas horas de preocupación dominante por la existencia y el porvenir de la nación alemana, nosotros, los hombres de los partidos y las ligas nacionales, hemos recibido el llamamiento del anciano jefe de nuestros ejércitos en la guerra mundial, para que, una vez más, en el hogar de la patria ahora, como antes en el frente, nos aprestáramos a luchar bajo sus órdenes por la salvación del Reich. Al sellar para este fin con nuestras manos una alianza común, respondiendo a la generosa iniciativa del Presidente del Reich, hacemos como jefes de la Nación, ante Dios, ante nuestras conciencias y ante nuestro pueblo, la promesa de cumplir con decisión y perseverancia la misión que en el Gobierno Nacional nos ha sido confiada. La herencia que recogemos es terrible. La tarea que hemos de acometer en busca de una solución es la más difícil que, de memoria humana, ha sido impuesta a hombres de estado alemanes.
(…)
El Gobierno Nacional llevará a cabo con férrea decisión e infatigable constancia el plan siguiente: Dentro de cuatro años el campesino alemán debe haber sido arrancado de la miseria. Dentro de cuatro años el paro forzoso debe haber sido definitivamente vencido. Con ello han de producirse, al propio tiempo, las condiciones previas para el florecimiento de las demás actividades económicas. A la par que esta tarea gigantesca de saneamiento de nuestra economía, el Gobierno Nacional acometerá el saneamiento del Reich, de los estados autónomos y de los municipios, en su administración y su sistema tributario.
(…)
Apelamos, por consiguiente, al pueblo alemán para que venga a refrendar, con su propia firma, este acto de consolidación. El Gobierno del levantamiento nacional quiere trabajar y trabajará. Los 14 años de ruina nacional no son obra suya. Quiere, al contrario, volver a llevar la nación alemana por caminos ascensionales. Está decidido a reparar en 4 años los daños que durante 14 han sido causados. Pero lo que el Gobierno no puede hacer es someter esta labor de regeneración a la aprobación de aquellos que provocaron la catástrofe. Los partidos marxistas y sus colaboradores han dispuesto de 14 años para poner a prueba sus capacidades. El resultado es un campo de ruinas. Pedimos ahora al pueblo alemán que nos conceda un plazo de cuatro años antes de juzgar y de juzgarnos. Fieles a la orden del Mariscal estamos dispuestos a comenzar la labor. Quiera Dios conceder su gracia a nuestra obra, orientar rectamente nuestra voluntad, bendecir nuestras intenciones y colmarnos con la confianza de nuestro pueblo. ¡No combatimos en nuestro interés propio, sino por Alemania! 
El Gobierno del Reich. Adolf Hitler, von Papen, Freiherr von Neurath, Dr. Frick, Graf Schwerin von Krosigk, Dr. Hugenberg, Seldte, Dr. Günther, von Blomberg, Eltz von Rübenach, Hermann Göring.

lunes, 15 de enero de 2018

LOS NAZIS SE PREPARAN PARA TOMAR EL PODER EN ALEMANIA: GOBIERNOS DE VON PAPEN Y SCHLEICHER (Junio 1932 - Enero 1933)

Tras la caída del gobierno de Brüning (mayo, 1932), se formó un gobierno presidido por Von Papen (junio-diciembre, 1932). El nuevo Canciller era un hombre católico, conservador, antiguo oficial de caballería y miembro de la aristocracia Wetsfaliana. Personificaba la mentalidad reaccionaria del conservadurismo alemán de posguerra. Políticamente militaba en el Zentrum, aunque abandonó el Partido antes de ser expulsado por haber aceptado el gobierno gracias a las intrigas de Schleicher. Algunos historiadores le han considerado como uno de los personajes más irresponsables de la República de Weimar.


Bundesarchiv Bild 183-S00017, Franz von Papen.jpg
Von Papen
Con muchas dificultades, formó un gobierno de concentración, sin ninguna figura política y sin ninguna esperanza de apoyo parlamentario. Continuó con la política deflacionaria. Autorizó las SA y las SS (junio, 32), fue una especie de compromiso a cambio de que los nazis respetaran al Gobierno. 

En estos momentos, se inicia el ascenso imparable del nazismo. Schleicher declaró que el ejército era incapaz de disparar contra las SA ya que sería a guerra civil. El ambiente es de gran violencia, menudean los enfrentamientos entre nazis y comunistas; en un encuentro entre nazis y comunistas cerca de Hamburgo, el 17 de julio, murieron 19 personas y resultaron heridas 285. Refiriéndose a estos enfrentamientos, el conde Kessler escribía: "... son ásperos conflictos armados entre dos ideología que excluyen los compromisos".  Estos hechos sirvieronó de excusa a Von Papen para dar un golpe de estado contra Prusia (20 de agosto) donde los socialdemócratas gobernaban en coalición con el Zentrum, argumentó que los gobernantes eran incapaces de mantener el orden. Los socialdemócratas no se atrevieron a reaccionar.

El 4 de junio Von Papen tuvo que disolver el parlamento, convocó elecciones parlamentarias para el 31 de julio. La campaña electoral fue muy violenta: 72 muertos y más de 1000 heridos. Hitler se desplazó en avión para estar en el mayor número de lugares posibles. Cada mitin se convirtió en un gran espectáculo de masas según lo planificaba Goebbels. La tabla adjunta refleja el gran éxito del Partido Nazi que con 230  escaños (13,7 millones de votos, el 37,27 %) se convirtió en la fuerza más importante del Parlamento. En este momento los parados eran 5.400.000.


Resultados Electorales 1920-1933 Alemania
Tomado de: https://elordenmundial.com/2014/09/15/las-empresas-que-ayudaron-hitler/?doing_wp_cron=1515233166.8601369857788085937500


Era muy difícil gobernar sin el apoyo del NSDAP. A pesar del resultado de julio, el presidente Hindenburg se negaba a nombrar a Hitler canciller alegando que no se podía dar el poder a un Partido que se mostraba tan intransigente con sus adversarios. Para frenarle se le ofreció la vicecancillería. Hitler montó en cólera, algunos jerarcas nazis querían dar un golpe de fuerza (Röhm), sin embargo, Hitler quiso seguir fiel a su política de legalidad.

El 13 de agosto, tras una humillante derrota mediante una votación contraria al gobierno, Von Papen tuvo que volver a disolver el Parlamento. En noviembre se celebraron nuevas elecciones. Ver resultados en la tabla de más arriba. El Partido Nazi retrocedió, pero seguía siendo la fuerza con mayor representación parlamentaria (196 diputados). Siguió el auge del Partido Comunista (100 escaños). La polarización en Alemania era muy evidente.

Von Papen seguía sin poder conseguir apoyo parlamentario suficiente. Volvió a ofrecer la vi-cecancillería a Hitler quien rehusó de nuevo. 


Hitler recibe apoyo de los sectores financieros.  El 12 de noviembre, el presidente del Banco Central escribía una carta a Hitler en estos términos:

"Muy estimado herr Hitler: permítame que le exprese mis felicitaciones especiales por la firme postura adoptada por usted inmediatamente después de las elecciones. No me cabe la menor duda que el desarrollo de los acontecimientos sólo puede tener una culminación y ésta es su acceso a la Cancillería. Parece que nuestro intento de conseguir una serie de firmas de los sectores económicos no será baldío, aunque yo creo que la industria pesada apenas si colaborará, con razón lleva el nombre de pesada, por su escasa capacidad de movimientos"

Von Papen estaba dispuesto a gobernar por la fuerza; sin embargo, Hindenburg, muy presionado y ante el peligro de un enfrentamiento civil, prescindió de Von Papen y entregó el poder al ejército en la persona de Scheleicher, Ministro de la Guerra en el gabinete cesado. Iba a ser un gobierno breve (dic., 1932 -ene., 1933).


K. von Schleicher
Scheleicher trató de acercarse al ala izquierda del P. Nazi (Strasser) para poder gobernar. Strasser entró en conflicto con Hitler, el enfrentamiento se saldó con laexpulsión de Strasser del Partido acusado de traidor. Goebbels y Göering maniobraron hábilmente para deshacerse de Strasser

Schleicer introdujo algunas reformas sociales  lo que le valió la enemistad de sectores empresariales, del clan Hindenburg y de Von Papen. Iba a ser una de las causas de su caída. En un intento desesperado llegó a proponer a los socialistas un golpe de Estado para alejar a Hitler. Los Socialistas (Leipar) se negaron a aceptar una acción anticonstitucional.

En enero de 1.933, se entablaron negociaciones para formar un gobierno entre el clan Hindenburg (el propio Hindenburg, su hijo Oskar, Meissner, Hugenberg...), Von Papen y Hitler. Fracasó el intento, pero Von Papen y Hitler lograron acercar posiciones, se reunieron varias veces en enero (también con Hugenberg). La prensa de aquellos días hablaba de intrigas, nerviosismo, confusión...


Schleicher no podía gobernar, llegó a pedir a Hindenburg que volviera a disolver el Parlamento y le entregara poderes de emergencia, el Presidente se negó. Schleicher se equivocó al pensar que podría presionar a Hitler con la amenaza de unas nuevas elecciones. El 22 de enero Hitler se reunió con el entorno de Hindenburg, con su hijo Oskar (que quedó muy impresioado con Hitler) y con Meisner (jefe de la oficina presidencial), fue un paso hacia la Cancillería. También logró convencer a Von Papen de que apoyase su acceso a la Cancillería a cambio le nombraría Vicecanciller. Scheleicher quedó sin posibilidad de supervivencia, el 28 de enero dimitió en medio de una gran confusión.

El día 30 de enero de 1933, Hitler fue nombrado Canciller y formó gobierno (de este acontecimiento, tan trascendental para el devenir histórico, me ocuparé en otra entrada).

martes, 9 de enero de 2018

PRIMEROS EFECTOS DE LA CRISIS DE 1929 EN ALEMANIA: AUGE DEL MOVIMIENTO NAZI DURANTE EL GOBIERNO BRÜNING (1930-1932)


Los efectos de la crisis de 1929 se dejaron sentir pronto en Alemania y con una intensidad muy fuerte como he detallado en otra entrada de este Blog. La crisis coincidió con el vacío político que se produjo tras la muerte de Stressemann (octubre, 1929). 

El nazismo comenzó a crecer en este ambiente de crisis económica, los afiliados al partido aumentaron significativamente desde 1930 y el número de votos en las elecciones parlamentarias fue espectacular ya en noviembre de 1930 como se ve en la tabla adjunta. Estos votos se tradujo, lógicamente, en una gran presencia de diputados nazis en el Parlamento alemán hasta llegar a ser el grupo más numeroso.



Quiebras de bancos y de empresas, desprotección social, pobreza, paro, políticas muy equivocadas de los gobiernos... muchas personas buscaron la solución a sus problemas en opciones políticas más extremistas, una gran mayoría se echó en manos del nazismo y, siguiendo la propagandanazi, vieron en Hitler y su partido una salida.



En esta entrada me voy a ocupar del crecimiento del nazismo durante el gobierno del canciller Brüning (marzo 1930 a mayo de 1932) un político con formación económica procedente del Zentrum católico. "... fue el primer paso innecesario en el camino suicida de la república de Weimar" (I. Kershaw)


Wikipedia
Brüning accedió al poder con el apoyo de los industriales, formó un gobierno de coalición con grupos de la derecha democrática, pero sin mayoría parlamentaria. 

Dada la necesidad de un disponer de un gobierno fuerte para hacer frente a la crisis y buscando una mayoría parlamentaria, disolvió el Parlamento y  convocó nuevas elecciones que se celebraron en septiembre de 1930. La campaña electoral se desarrolló en un ambiente de gran agitación y violencia en la calle. Fue Goebbels el encargado de dirigir la de los nazis. La asistencia a los grandes discursos de Hitler fue masiva, en ellos se afanó en presentar el colapso de Alemania bajo la democracia parlamentaria, que, además, había aceptado ser una nación de rodillas en la escena internacional proponía un programa de liberación nacional.  Los resultados fueron bastante malos para el Canciller como se ve en la tabla adjunta: El Zentrum avanzó solo siete escaños (quedó como cuarto partido en el Parlamento) mientras que los nazis aumentaron 95 (con 107 escaños y el 18,3 % de los votos se situaron como  la segunda fuerza política tras el SPD) y los comunistas (KPD) sumaron 23 más (con el 13,1 % de los votos pasó a ser la tercera fuerza política).  


Bundesarchiv Bild 183-1989-0630-504, Heinrich Brüning.jpg
Brüning
Brüning tuvo que formar de nuevo un gobierno de coalición y, a menudo, echar mano del Articulo 48 de la Constitución que permitía al Ejecutivo gobernar por decreto en tiempos excepcionales, realmente era un práctica no muy democrática. Parece que Brüning estaba preparando una revisión dela Constitución de Weimar en sentido autoritario (Ferrán Gallego).

Para hacer frente a la crisis adoptó una política de austeridad y de deflación. Los trabajadores vieron cómo se congelaban o bajaban sus salarios como una medida para contener la inflación. El paro creció de unos 2,3 millones hasta 6, a pesar de que para reducir el desempleo se preparó un plan de nacionalizaciones y de reparto de tierras.  Este aumento del paro es la señal más palpable del fracaso de su política. Recortes en gastos sociales y deflación.  Brüning pensó que con la deflación los artículos alemanes serían más competitivos en el exterior lo que se traduciría en un aumento de las exportaciones para poder obtener los dos mil millones de Reichmarks necesarios para pagar las deudas de guerra (reparaciones). Brüning pensaba que si conseguía una reducción de las reparaciones sería su mejor arma para contener a los nazis. Las medidas proteccionistas tras la crisis que adoptaron los diversos estados impidieron el crecimiento de las exportaciones alemanas. Como consecuencia vino una fuerte caída de la producción industrial, la gran industria comenzó a considerar agotado el período Brüning.

En octubre de 1931 se formó el Frente de Harzburgo, una alianza de partidos reaccionarios (representantes nazis, Hugenberg, Von Seeckt...) y representantes de la gran industria, sobre todo del Rhin y del Ruhr, cuyo objetivo era derribar a Bruning. Participó Hitler, aunque parece que no se sintió muy a gusto (según Thornton estuvo de forma tácita), en cierta forma fue rechazado por los "poderosos". Hitler, a continuación, lanzó una campaña de ataques insidiosos contra Bruning, acusándolo de ser la personificación del sistema que gobernaba Alemania desde 1918.

El éxito de Hitler en las elecciones de Hesse (1931) hizo que Schleicher, Jefe del Ejército, continuase acercándose a Hitler. El ejército pensó cada vez con más fuerza en Hitler al que creía poder manejar llegado el momento. También los magnates de la industria comenzaron a ver en Hitler un hombre que les podía ser útil y le empezaron a apoyar económicamente. Incluso Brüning necesitaba la colaboración de Hitler para asegurar la reelección de Hindenburg en la presidencia de la República (ya que firmaba dócilmente sus decretos). Hindenburg, para presentarse a la reelección, había puesto como condición un acuerdo de dos tercios del parlamento lo que era impensable sin el apoyo nazi que se negaron en redondo a apoyar la reelección presidencial.

Cumplido el plazo del mandato presidencial, en 1932 se celebraron elecciones presidenciales. Hubo que convencer a Hindenburg, un hombre de 84 años, para que se presentase a la reelección como única forma de frenar a Hitler. Hasta el último momento Hitler presentó su candidatura apoyado por Goebbels con la opinión en contra de los sectores moderados del nazismo hubo que acelerar el proceso para que Hitler adquiriese la ciudadanía alemana). La campaña electoral fue muy agresiva, especialmente por parte de los comunistas (siguiendo directrices de Moscú centraron sus ataques en los socialdemócratas) y de los nazis. Estos hicieron una campaña muy espectacular e imaginativa: fotos, discos, envíos por correo, panfletos, gran cantidad de mítines (hasta 3000 en un sólo día), masivas concentraciones.... Hitler, durante la segunda vuelta, recorrió Alemania en un aeroplano alquilado siguiendo una brillante idea de Goebbels.




Hindenburg habló sólo una vez: "no pido los votos de los que no deseen votarme".  Señala Thornton que este discurso seguramente le valió muchos miles de votos.


Alocución de Hindenburg durante la campaña electoral , 1932
En la primera vuelta (13 de marzode 1932) los candidatos más votados  fueron Hindenburg (18.651.497 votos) y Hitler (11.339.446). En la segunda vuelta, celebrada el 10 de abril: Hitler obtuvo 13.418.548 votos (36,8 %)  y Hindenburg, el ganador, obtuvo 19.359.983 (un 53 %). En esta segundo vuelta incluso los Socialdemócratas votaron a Hindenburg para impedir la  elección del líder nazi.

Ante el descubrimiento de pruebas que indicaban que las SA podían intervenir violentamente ante un hipotético triunfo comunista, el Gobierno disolvió las SA y las SS (abril, 1932). El General Schleicher se opuso a esta medida pues, en el fondo, aspiraba subir al poder apoyado por los Nacionalsocialistas. Röhm quería resistirse, pero Hitler se negó a secundarle lo que no gustó a muchos miembros del Partido. Lo cierto es que ambas organizaciones conservaron su estructura dentro del Partido.

Muy pronto se celebraron elecciones en Prusia y otros lander, en todas hubo un auge del Nazismo, por ejemplo, en Prusia, el Partido Nazi se convirtió en el partido más votado. La campaña electoral de los nazis en Prusia no desmereció nada de la de las elecciones presidenciales.

Schleicher, que había sido el más firme defensor del nombramiento del Canciller, vio ahora en Brüning un obstáculo para llegar a un acuerdo con el NSDAP y decidió deshacerse de él. El gobierno Brüning cayó en mayo de 1932. 


sábado, 23 de diciembre de 2017

EL MOVIMIENTO Y EL PARTIDO NAZI EN LOS FELICES AÑOS 20. CREACIÓN DE LAS SS

Tras los sucesos de 1923, el Partido Nazi fue prohibido. Cuando Hitler salió de la cárcel (diciembre, 1924) encontró el partido dividido, sin su presencia varios de sus dirigentes entraron en un proceso de rivalidades personales y luchas ideológicas, principalmente entre:
  • Röhm que sostenía la primacía de las SA. 
  • El "ala izquierda" dirigida por Strasser que pretendía la nacionalización de la industria pesada y los latifundios. Strasser era partidario de una aproximación diplomática a la URSS. Su anticapitalismo le iba a alejar cada vez más de las posturas más conservadores de Hitler. 
Hitler, nada más salir de la cárcel, supo moverse y afirmar su capacidad de organizador imponiéndose sobre estas dos tendencias. Fue una refundación del Partido. Tras los Congresos de Weimar (1926) y Nurenberg (1927), Hitler se afirmó como el jefe indiscutible de un partido muy centralizado cuyos líderes le juraron lealtad eterna. 

El número de afiliados al NSDAP se mantuvo en cifras discretas hasta 1930 en que comenzaron a dejarse sentir los efectos de la crisis del 29.


Fuente: http://www.elholocausto.net/parte01/0114.htm 


Comenzaron a menudear las grandes concentraciones nazis, en las que los oradores lanzaban encendidos discursos a un auditorio perfectamente ordenado (de manera casi militar), con gran profusión de banderas del Partido. Una escenografía wagneriana que tanto gustaba a Hitler.



El Partido se reorganizó territorialmente. El territorio del Estado se divide en 34 gaus que se correspondía con los distritos electorales. A su vez, los gaus se subdividían en unidades más pequeñas. Al frente de cada gau estaba un gauleiter.

En cuanto a su estructura interna, el Partido se dividió en dos secciones:
  • La primera tenía por objeto minar el estado existente. Reunía los departamentos de asuntos exteriores, prensa y creación de nuevas cédulas del partido. Estaba dirigida por Strasser. Éste acabó querellándose con Hitler, por ello fue apartado de la dirección de esta sección que  se dividió en dos dirigidas por R. Ley y Goebbels. Éste se encargaba también de la propaganda
    Resultado de imagen de discursos nazis años 20
    Goebbels
  • La segunda se encargaba de la organización del Partido. Comprendía los departamentos de agricultura, política económica, raza y cultura, interior, cuestiones legales, trabajo e ingeniería.
Mantener todo este aparato costaba caro, de tal forma que las  cuotas de los militantes y las aportaciones voluntarias cubrían una mínima parte de este gasto, así que hubo que acudir a los grandes magnates de la industria. Hay datos discordantes sobre la cuantía de la ayuda de la industria para la subida al poder de Hitler.

La composición social de los militantes del NSDAP era muy diversa:
- Trabajadores: 22,0 %
- Empleados: 23,4 %
- Independientes: 19,7 %
- Funcionarios: 10,4 %
- Granjeros: 19,4 %
- Otros.: 3,1 %

En 1925 se crearon las primeras unidades de las SS. Estaban formadas por tropas selectas destinadas a la protección del Führer (esta idea la concibió Hitler en la cárcel) y al servicio de las NSDAP. No adquirieron  influencia definitiva hasta 1929 cuando se hizo cargo de su mando Himmler que reorganizó el cuerpo, atrajo a muchos ex-oficiales del ejército, miembros de las clases medias. Las atribuciones de las SS fueron creciendo, especialmente desde la toma del poder por Hitler.




Los resultados electorales del NSDAP fueron muy discretos cuando las cosas comenzaron a ir bien para Alemania, en la etapa de consolidación de la República de Weimar durante la segunda mitad de los años veinte (ver esta entrada). Cómo se ve en la siguiente tabla, esta etapa se caracteriza por un auge del SPD (firme defensor de la democracia republicana), un mantenimiento del Zentrum,  el languidecimiento de la derecha conservadora (DNVP) y una pérdida de votos del Partido Nazi.


El objetivo de los nazis al participar en el juego parlamentario en el que no creían fue puesto de relieve por Goebbels en un artículo en Der Angriff, 30 de abril de 1928:

"Entramos en el Reichstag para aprovisionarnos de armas en el mismo arsenal de la democracia. Nos presentamos a diputados para paralizar la democracia de Weimar con su propia ayuda. Si la democracia es tan estúpida que nos concede dietas y viajes pagados para nuestra labor carnicera, allá ella […]. Si en estas elecciones logramos introducir sesenta o setenta agitadores de nuestro partido en los distintos parlamentos, el Estado mismo montará y financiará nuestro propio equipo de combate […]. También Mussolini entró en el Parlamento, pese a lo cual no tardó mucho en desfilar con sus camisas negras por Roma […]. No hay que creer que el parlamentarismo es nuestra meta […]. ¡Venimos como enemigos! Venimos cual lobo que ataca al rebaño […]".

El 28 de febrero de 1925 murió el presidente Ebert. En las elecciones presienciales que habían de celebrarse, los nazis sabían que no tenían opción, aún así Hitler insistió en presentar a Luderdorff como candidato (una candidatura simbólica). El resultado fue un desastre para él, obtuvo apenas 286.000 votos, el 1,1 % del total. En la segunda vuelta, los nazis apoyaron a Hindenburg (un bastión del viejo orden que gozaba de la confianza de la burguesía y de los sectores conservadores) para evitar la subida a la presidencia del candidato comunista (Thalmann) o del candidato de centro-izquierda (Marx). Resultados:

Fuente Wikipedia


lunes, 18 de diciembre de 2017

MEIN KAMPF, "LA BIBLIA" DEL NAZISMO


Hitler, en prisión tras el fracaso del Putsch de la Cervecería, dictó Mein Kampf a su chofer Emile Maurice y a su secretario personal Rudolff Hess.  El libro se convirtió en la biblia del nazismo. El libro, que no exponía ningún programa político, contiene muchas tergiversaciones e inexactitudes (Ian Kershaw). Haciendo una breve valoración de Mein Kampf los historiadores Palmer y Colton escriben que es "Una turbia corriente de recuerdos personales, de racismo, de nacionalismo, de colectivismo, de teorías de la historia, de acoso a los judíos y de comentarios políticos"


Portada de una de las primeras ediciones de 'Mein Kampf'
Portada de una de sus primeras ediciones
Además de vivencias y experiencias personales (años de juventud en Viena, participación en la I Guerra Mundial...), en el libro expone ideas como:
  • La superioridad de la raza aria, algún día dominadora del mundo, es el meollo de esta obra. Se expone con cierto detalle la doctrina racista hitleriana. Esta superioridad de la raza aria justifica en parte la política exterior imperialista en respuesta a la humillación de Versalles (necesidad de un espacio vital). Una visión maniquea de la historia como lucha racial. Llega a afirmar cosas tales como que hay que aplicar medidas eugenésicas de esterilización de los sujetos con alguna deficiencia genética, física o psíquica para mantener la pureza de la raza.
  • Odio a los judíos a los que considera culpables de todos los males que padece Europa. Habla de un complot judío internacional al que es preciso hacer frente y erradicar.
  • Otro mal, gemelo del judaísmo, es el comunismo (Partido Socialista y Partido Comunista). Habla del bolchevismo judío, mete en el mismo cado al judaísmo y al marxismo. Hay que hacer desaparecer a ambos.
  • Rechazo a la paz injusta de Versalles con cuyas disposiciones había que romper.
  • Unión con Austria
  • Habla de una nueva Europa dirigida por el pueblo ario que podría firmar "tratados desiguales" con los pueblos cuya raza no estuviera demasiado mezclada (escandinavos, neerlandeses, flamencos, británicos...).
  • Se rechazan conceptos como la lucha de clases (invención judeo-marxista) o la democracia igualitaria (los hombres son esencialmente desiguales). Sin embargo, a la vez que redacta Mein Kampf, en su prisión llega a la conclusión que es mejor abandonar el activismo y seguir el juego parlamentario para llegar al poder.
  • Recoge la idea del líder indiscutible, del hombre superior (sería él mismo): "por tanto, primero de todo, el combate, luego tal vez el pacifismo... a partir del momento en que el hombre superior haya sometido al mundo en una extensión lo suficientemente grande para ser el único dueño de la tierra". Hitler se consideraba a sí mismo ese ser superior que iba a llevar a Alemania a cumplir su destino.
  • Importancia de la propaganda para conseguir la adhesión de las masas a los propios postulados.
"... muchos contemporáneos cometieron un error al considerarlo ridículo y al no tomar muy en serio las ideas que Hitler exponía en él" (I. Kershaw).

El primer volumen del libro se publicó el 18 de julio de 1925, el segundo el 11 de diciembre de 1926 (Hitler ya estaba en libertad). Las ventas fueron modestas en los años 20 (muchas menos de las esperadas), empezaron a crecer desde que en 1930 comenzó el auge electoral del Partido Nazi y se dispararon desde 1933 cuando Hitler llegó al poder. Hasta 1945 se vendieron en Alemania 10 millones de ejemplares. Una re-edición moderna ha tenido un éxito espectacular.
https://www.elespanol.com/cultura/libros/20170103/183232088_0.html

FRAGMENTOS DE MEIN KAMPF
“En consecuencia, es la raza y no el Estado lo que constituye la condición previa de la existencia de una sociedad humana superior. Según esto, el fin supremo de un Estado racista consiste en velar por la conservación de aquellos elementos raciales de origen que, como factores de cultura, fueron capaces de crear lo bello y lo digno inherente a una sociedad humana superior. Nosotros entendemos el Estado como el organismo viviente de un pueblo que no sólo garantiza la conservación de éste, sino que lo conduce al goce de una máxima libertad, impulsando el desarrollo de sus fa-cultades morales e intelectuales.
(...) Una ideología que, rechazando el principio democrático de la masa, aspira a consagrar este mundo en favor de los mejores pueblos, es decir, en favor del hombre superior, está lógicamente obligada a reconocer también el precepto aristocrático de la selección dentro de cada nación, garantizando así el gobierno y la máxima in-fluencia de los más capacitados en sus preceptivos pueblos; esta concepción se fun-da en la idea de la personalidad y no en la de la mayoría.
(...) La política exterior del Estado racista tiene que asegurar a la raza que abarca ese Estado los medios de subsistencia sobre este planeta, estableciendo una relación natural, vital y sana, entre la densidad y el aumento de la población, por un lado, y la extensión y calidad del suelo en que se habita, por otro.
(...) La capacidad de asimilación de la gran masa es muy reducida, su inteligencia peque a y su falta de memoria grande. De esta forma, toda propaganda eficaz debe limitarse a pocos puntos, convirtiéndolos en fórmulas estereotipadas, repitiéndolas siempre que sea necesario hasta que el último de los oyentes pueda entenderlos...
(...) Fundándose en esta convicción, el Estado racista no particulariza su misión educadora a la mera tarea de insuflar conocimientos del saber humano, no; su objetivo consiste, en primer término, en formar a hombres físicamente sanos, en segundo plano esta el desarrollo de las facultades mentales y aquí, a su vez en lugar preferente, la educación del carácter y sobre todo el fomento de la fuerza de voluntad y de decisión, habituando al educando a asumir gustoso la responsabilidad de sus actos, sólo después de todo esto viene la instrucción científica.
(...) La culminación de toda labor educacional del Estado racista consistirá en infiltrar instintiva y racionalmente en los corazones y los cerebros de la juventud que le esta confiada, la noción y el sentimiento de raza. Ningún adolescente, sea varón o mujer, deberá dejar la escuela antes de hallarse plenamente convencido de lo que significa la puridad de la sangre y su necesidad (...)
La ideología nacional racista ve el valor de la humanidad en sus elementos raciales de origen. En principio considera el Estado sólo como un medio hacía un determinado fin y cuyo objetivo es la conservación racial del hombre. De ninguna manera cree, por tanto, en la igualdad de las razas, sino que, por el contrario, al admitir su diversidad, reconoce también la diferencia cualitativa existente entre ellas.
Esa persuasión de la verdad le obliga a fomentar la preponderancia del más fuerte y a exigir la supeditación del inferior y del débil, de acuerdo con la voluntad inexorable que domina el universo.
Página | 36
(...) El Estado tiene que empezar por hacer de la cuestión raza el punto central de la vida general; tiene que velar por la conservación de su pureza y tiene también que consagrar al niño como el bien más preciado de su pueblo. Está obligado a cuidar de que sólo los individuos sanos tengan descendencia.
(…) Todos aquellos que, en este mundo, no son de raza pura, no son más que desechos."

viernes, 15 de diciembre de 2017

BREVE HISTORIA DE FELIPE II

CABAÑAS, J. M.: “Breve historia de Felipe II”. Editorial Nowtilus. Madrid, 2017


Mucho se ha escrito sobre la figura de Felipe II y sus actuaciones políticas, tanto por historiadores españoles como de fuera de nuestras fronteras. Es normal, siendo el Rey la persona más poderosa de su tiempo con un papel protagonista en los principales escenarios políticos de su época. No se puede desligar la historia de Felipe II de la historia europea de la segunda mitad del s. XVI.  Desde las primeras biografías del rey hasta las historias de tiempos cercanos, han menudeado obras no muy ecuánimes. Unas han resaltado una visión muy negativa del monarca presentándolo como calculador, oscuro, soberbio, tirano, déspota, fanático en lo religioso, cruel, incluso asesino entre otras cosas… (una visión recogida y difundida por la Leyenda Negra); otras, por el contrario, han resaltado la imagen de un rey prudente, trabajador, responsable, justo, profundamente religioso… Afortunadamente, de un tiempo a esta parte, diversos autores han escrito una historia de Felipe II menos sesgada, más crítica y enfocada con perspectiva y parámetros de su tiempo y no con los actuales. En esta línea se sitúa la obra de José Miguel Cabañas, historiador especializado en la época de Felipe II,  que ofrece una historia bastante completa si tenemos en cuenta  las poco más de sus trescientas páginas. Se trata de un ensayo de síntesis, escrito de forma clara y crítica, que recoge las conclusiones de la bibliografía más representativa. Una “Breve Historia”, fácil de leer, que ofrece al lector el acercamiento a las personalidad y actuaciones de una de las personas más poderosas de la Edad Moderna.

El autor dedica un buen número de páginas a la historia más personal y más íntima del Rey: su nacimiento en mayo de 1527, su bautizo (ese día llegó la noticia del Saco de Roma por las tropas españolas, conmocionó a la cristiandad y puso a la opinión pública europea en contra de España), su educación como correspondía a un príncipe del Renacimiento, la carencia del trato cercano con sus padres, sus juguetes y mascotas, sus aficiones (la caza, el coleccionismo, la arquitectura…), sus matrimonios y las muy diferentes relaciones con sus esposas, sus amoríos con Isabel de Osorio, la difícil relación con su hijo Carlos al que acabó encarcelando, las emotivas cartas enviadas a sus hijas Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela, el reconocimiento de su hermano bastardo D. Juan de Austria y la relación entre ambos…..

Felipe comenzó a ser rey efectivo de España en el momento en que su padre le traspasó los poderes solemnemente en el Palacio Real de Bruselas el 25 de octubre de 1955. El autor destaca cómo el nuevo rey tenía ante sí el reto de resolver los graves problemas que heredó de su padre (peligro turco, el protestantismo, las relaciones con Francia e Inglaterra) y  las dificultades de gobernar territorios tan diversos y distantes. Bien es verdad ya tenía experiencia de gobierno: a los 16 años, su padre le nombró regente cuando abandonó España por un largo período de 13 años.

A la izquierda. Felipe II pintado por Tiziano (Museo del Prado) cuando tenía 24 años. Era el retrato preferido por el Rey, se lo envió a María Tudor cuando se concertó el matrimonio. En el centro. Retrato pintado por Sofonisba de Anguissola. Felipe II maduro, es una de las imágenes más universalmente difundidas del Rey. A la derecha. Retrato de Pantoja de la Cruz. Ultimo retrato que se hizo al Rey que tenía 66 años. Refleja los achaques de la edad. Son algunas de las imágenes que ilustran el texto de la obra.
José Miguel Cabañas va a ir explicando, siguiendo un orden cronológico,  las actuaciones de Felipe II en cada uno de los cuatro escenarios señalados. Los turcos fueron la principal preocupación al comienzo de su reinado. Felipe se repuso de gran fracaso de la campaña contra Trípoli en 1559 y, después de tomar en 1564 el Peñón de Vélez de la Gomera, obtuvo la gran victoria de Lepanto (1571). La rivalidad con Francia (perpetua en tiempos de su padre) pareció llegar a su fin después de la victoria de Felipe en San Quintín y la firma de la paz de Cateau-Cambresis (abril, 1559). Pasados los años las relaciones se enturbiaron por la participación del rey en las guerras de religión apoyando a los católicos frente a los protestantes franceses. ¿Qué papel tuvo Felipe II en la matanza de la Noche de San Bartolomé? Con Inglaterra, su matrimonio con María Tudor acercó la política de ambos Estados, pero tras la muerte de la Reina las cosas fueron cada vez peor hasta acabar en el enfrentamiento. El apoyo de Isabel a los rebeldes de  los Países Bajos y a la piratería que acosaba a los barcos españoles en el Atlántico, la ejecución de María Estuardo y el ataque de Drake a Cádiz llevaron a Felipe II a tomar la decisión (en contra del parecer de muchos) de enviar una fuerza naval contra Inglaterra 1588 que debía embarcar a un contingente de fuerzas terrestres de los Países Bajos para invadir la isla. Describe el desastre de la llamada “Armada Invencible” y analiza sus causas.

El problema más importante, para un rey que se propuso como principal objetivo defender combativamente la fe católica (“martillo de herejes”), fue el de la lucha contra los protestantes tanto de España (la Inquisición se ocupó de erradicar algunos núcleos protestantes) como en Europa (Países Bajos y Francia). J. M. Cabañas dedica muchas páginas a explicar cómo fracasaron una tras otras las políticas para sofocar la rebelión protestante en los Países Bajos. No dieron resultado ni la feroz represión del Duque de Alba  (el Tribunal de Tumultos encausó a más de 12000 personas y ejecutó a unas 1000, entre ellas las de los condes Egmont y Horn), ni la política más conciliadora de Luis de Requesens, D. Juan de Austria o Alejandro Farnesio. El mantenimiento de una enorme fuerza en los Países Bajos iba a ser muy costosa, a veces los dineros no llegaban y la tropa se dedicó al saqueo de algunas ciudades (el más famoso el de Amberes durante el que murieron 8000 personas y 1000 casas fueron incendiadas o destruidas) que dejó muy maltrecha la imagen de España en Europa. Felipe II fracasó totalmente en su intento de acabar con el protestantismo en los Países Bajos.

El autor dedica unas líneas a la anexión de Portugal (tras la cual el enorme poder acumulado por Felipe inquietó enormemente a sus enemigos) y a algunos asuntos de política interior como la rebelión de los moriscos en las Alpujarras sofocada por D. Juan de Austria (siguió una feroz represión) o lo que pudiéramos denominar “el asunto Antonio Pérez”.  En la obra se detalla la personalidad de A. Pérez, su habilidad para envenenar las relaciones del Rey con D. Juan de Austria, cómo consiguió implicar al rey en el asesinato de Escobedo, el descubrimiento del engaño de A. Pérez y su prisión, su huida a Aragón y la invocación de la protección de los fueros aragoneses, la decisión de Felipe de acusar a A. Pérez ante el Tribunal de la Inquisición (con jurisdicción en todo el Reino) y, a la postre, enviar al ejército, la ejecución del Justicia Mayor de Aragón… Pérez escapó a la represión y, en París, publicó sus “Relaciones”, otra de las fuentes de la Leyenda Negra.

La obra finaliza con un esbozo de lo que fueron los años finales del reinado. En su decadencia física, Felipe vio arreciar las críticas a sus actuaciones políticas (especialmente Inglaterra y los Países Bajos). Las malas cosechas, las epidemias, los altos impuestos, la tercera bancarrota… contribuían a crear un clima de desilusión y descontento que el pueblo, haciendo uso de su ingenio, resumió en este juego de palabras: “si el Rey no muere, el Reyno muere

En la Web de la editorial (sobre el autor, índice, comenzar a leer):


lunes, 11 de diciembre de 2017

EL PUTSCH DE LA CERVECERÍA (1923)

La Marcha sobre Roma que llevó a Mussolini al poder (1922) ejerció una fuerte influencia sobre Hitler (lo reconoció él mismo), le mostró una nueva forma de acceder al poder. La invasión del Ruhr por tropas franco-belgas en 1923 ante la demora en el pago de las reparaciones y las reacciones consiguientes iban a crear el clima adecuado para poder llevar a cabo una acción como el golpe de la cervecería. Tras la invasión, los alemanes de la zona iniciaron una resistencia pasiva iniciaron aunque ello supuso un peligro personal considerable, clima de enfrentamientos y de gran violencia, proceso inflacionario nunca visto, empobrecimiento de la sociedad y del Estado, abandono de la resistencia pasiva y acercamiento a los vencedores por el gobierno de coalición de Stresemann que provocó fuertes protestas entre grupos nacionalistas de derechas, tensiones separatistas.... En este ambiente, Hitler considera que es el momento oportuno para la toma del poder.

cervecería Bürgerbräukeller
La cervecería donde comenzó el Putsch
Hitler intentó aprovechar las tensiones del gobierno de Baviera con el de Berlín para dar su golpe. En Baviera, Von Kahr  dirigía un gobierno nacionalista de extrema derecha que pretendía romper con Alemania y proclamar la monarquía. El 8 de noviembre de 1923 se celebró un mitin en una cervecería de Munich, convocado por Von Kahr, para mostrar la hostilidad de Baviera hacía el gobierno de Berlín. Hitler irrumpió en el mitin al grito de "la revolución nacional ha comenzado",  tras efectuar un disparo para hacer silencio, expuso sus ideas y declaró que su objetivo era crear un gobierno nacionalista en Baviera para que desde allí se extendiese a toda Alemania. Los dirigentes bávaros, intimidados por la presencia de varios miembros de las SA que en el exterior del edificio bloqueaban todas salidas y presionados en un local aparte por el propio Hitler, parecieron dar su consentimiento. En una noche tensa, Hitler consiguió la colaboración de Ludendorff que aportó credibilidad al golpe.  

Fuerzas de las SA de Rhöm lograron entrar en el Ministerio de Defensa bávaro. Un error muy importante para el fracaso del golpe fue que Ludendorff dejó en libertad a Von Karh y los otros dos dirigentes bávaros retenido; una vez en libertad, hicieron público un comunicado condenado el golpe y pudieron organizar las fuerzas para hacerlo fracasar. A la mañana siguiente, los nazis organizaron una marcha de unas 2500 personas que, encabezada por el propio Hitler y Ludendorff, se dirigió hacia el ayuntamiento de la ciudad. 


Bundesarchiv Bild 119-1486, Hitler-Putsch, München, Marienplatz.jpg
Los golpistas en Marienplatz donde se encuentra el ayuntamiento de Munich


Los manifestantes se encontraron con la policía de Múnich cuando llegaron a la plaza del Odeón (Odeonsplatz). Hubo un tiroteo, resultaron muertos catorce nazis y cuatro policías. Tras este enfrentamiento, los nazis se dispersaron. Hitler se refugió en casa de un amigo, poco tiempo después fue detenido y encerrado en la prisión de Landsberg. El intento de toma del poder"a lo Mussolini" había terminado.

En el proceso contra los autores del Putsch, que comenzó en febrero de 1924, el tribunal fue tolerante, incluso permitió a Hitler, que lucía su Cruz de Hierro obtenida en la I Guerra Mundial, criticar a la República de Weimar, hacer apología de su acción y explicar las razones patrióticas que le habían llevado a actuar así, Hitler justificó el Golpe como un intento de restaurar el honor alemán. Ludendorff se declaró inocente a pesar de haberse puesto al frente de una columna Nazi. El tribunal creyó como prueba suficiente la palabra de un oficial alemán. 

Hitler fue condenado a cinco años, aunque prácticamente se le prometió que a los seis meses quedaría libre (no estuvo preso ni un año). El Partido Nazi y su prensa (Völkischer Beobachter) fueron prohibidos. Hitler nombró a Rosenberg para dirigir el movimiento durante su encarcelamiento. Durante su cómoda estancia en esta prisión, dictó a Hess su obra Mein Kampf (de la que me ocuparé en otra entrada).


"Hitler regresó a Landsberg para iniciar el cumplimiento de su leve condena en condiciones más parecidas a las de un hotel que a las de una cárcel. Las ventanas de la habitación grande y confortablemente amueblada de la primera planta que pasó a ocupar, le bridaban una amplia panorámica de un atractivo paisaje campestre. Vestido con pantalones cortos de cuero bávaro, podía relajarse con un periódico en un cómo sillón de mimbre, de espaldas a una corona de laurel que le habían regalado unos admiradores, o sentado a una gran mesa examinando el montón de cartas que recibía. Sus carceleros, algunos de los cuales le saludaban con un "Heil Hitler", le trataban con el mayor respeto y le otorgaban todos los privilegios posibles. Llegaban continuamente regalos, flores, cartas de apoyo, encomios y alabanzas. Recibía más visitantes de los que podía atender, unos 500 antes de que se viera obligado a limitar el acceso". I. Kershaw: "Hitler, 1889-1936"

Resultado de imagen de hitler sale de la cárcel
Hitler sale de la cárcel de Landsberg
.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

LA CREACIÓN DE LAS SECCIONES DE ASALTO (STURMABTEILUNG o SA) COMO SERVICIO DE ORDEN DEL NSDAP


Imagen relacionada

En 1921, Röhm fundó las Secciones de Asalto (SA), una organización paramilitar, como Servicio de Orden del Partido. Su misión, en el momento de su fundación, era asegurar el orden en los mítines del Partido, evitar que algunas personas intentaran boicotear a los oradores nazis... Más tarde, van a ir ampliando sus misiones: intimidaciones, palizas a opositores, actos vandálicos contra personas y organizaciones no afectas o discrepantes con el Partido Nazi (especialmente comunistas y socialistas)... Impusieron su ley en la calle con suma violencia. Tuvieron un papel destacado en la preparación del camino para que los nazis llegaran al poder.

Hitler con uniforme de las SA
Muchos de los componentes de las SA fueron reclutados entre mercenarios desocupados tras la I Guerra Mundial, desempleados... hombres muy violentos. No todos eran miembros del Partido. Vestían como uniforme las conocidas "camisas pardas".

Las SA recibían fondos secretos del ejército a través del general Ritter von Epp, también por este medio les llegaron armas cortas, además de instrucción técnica y militar. 

En 1922, agrupaban a 1000 hombres que se habían convertido en 15.000 en 1923. En 1934 podían ser unos 4 millones. En 1923, se creó un mando supremo de las SA del que se encargó Göering.

En una entrada anterior explicaré cómo se llegó y qué consecuencias tuvo la "Noche de los Cuchillos Largos" en la que fueron ejecutados varios dirigentes de las SA (comenzando por su jefe Römh) y descabezada la organización.

Realizaban concentraciones en las que realizaban ejercicios de adiestramiento y se adoctrinaba a sus miembros; en ocasiones protagonizaban grandiosos desfiles con una puesta en escena muy cuidada, destinada a mostrar la fuerza del movimiento nazi.

Fuente: "La Aventura de la Historia"

Nuremberg Rally
Desfile de las SA en una reunión del Partido. Nuremberg, 1934

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...